¿Por qué fallan los proyectos de eLearning?

El aumento de la demanda de formación eLearning en los últimos años encontró en la crisis económica una mayor difusión, ya que varios responsables de recursos humanos se decidieron conocer alternativas a la formación tradicional que ayudara a reducir los costes.

Este interés creciente, se acompaña una mayor exigencia por parte de los clientes (que en ocasiones ya son consumidores de eLearning) y nuevas empresas de formación y de tecnología, que encuentran en las nuevas demandas una oportunidad de negocio.

En 2020, se espera que el mercado de e-learning en América Latina genere aproximadamente 2,67 billones de dólares en ingresos y se expanda a más de 3 billones para 2023. En Brasil, el diez por ciento de los usuarios de Internet participaron en un curso en línea en 2019 (Statista Research Department, Feb 18, 2020).

Hay quienes mencionan a la reducción de costes como uno de los tales beneficios de la formación eLearning, pero en ocasiones, los proyectos de eLearning terminan siendo más costosos por los fallos en la planificación y gestión.

Por ello, se hace necesario identificar los seis fallos más comunes a la hora de gestionar un eLearning, en base a los aportes de Bill shackelford en «Project Managing eLearning»:

1.La estrategia de implantación no responde o no está en línea con los objetivos de la empresa.

En ocasiones, el interés personal o profesional es lo que promueve la integración del eLearning en la organización.

Esto que en un principio puede reconocerse como positivo puede generar tensiones o decepciones si a la hora de planificar el proyecto eLearning, la estrategia no se alinea a los objetivos de la organización.

2. No se ha creado el contexto organizacional adecuado.

Al incluir tecnologías dentro del proyecto eLearning existe el riesgo de limitar la planificación a los aspectos informáticos.

Es importante reconocer la dimensión del usuario dentro de las fases de integración, por lo que se sugiere diseñar un plan de sensibilización que informe, participe y de respuesta a los trabajadores que después serán alumnos.

3. Imitación de la formación presencial.

Si bien en un primer momento, la formación eLearning imito los modelos pedagógicos de la formación presencial, los desarrollos teóricos y las investigaciones realizadas en el campo de la formación en línea de los últimos años han generado «una caja de herramientas» para diseñar modelos pedagógicos adaptados las características de los nuevos participantes.

Es un nuevo medio, con nuevas herramientas, oportunidades y competencias.

4. Fallan los sistemas de apoyo.

El participante de una formación eLearning requiere tres tipos de apoyos: el administrativo, el pedagógico y el tecnológico.

Nuestra planificación debe preparar a los equipo y a los responsables de estos apoyos y definir los procedimientos que garanticen el correcto aprovechamiento de la formación.

5. Falla la documentación del proyecto.

El hecho de que los proyectos eLearning sean liderados por un «llanero solitario» o se limiten a pruebas pilotos dentro de la organización, exige evitar la tendencia de resolver las urgencias y generar la documentación del proyecto.

Si no se cuenta con los recursos necesarios para desarrollar el proyecto deseado, un nivel recomendable redefinir los objetivos, según los recursos disponibles e ir documentando cada una de las fases del proyecto.

6. Preparación insuficiente del alumnado.

La planificación del proyecto eLearning incluye el análisis y relación de los destinatarios, para preparar la organización y favorecer el aprendizaje. La formación eLearning exige un nivel de competencias TIC que es importante evaluar en la fase de análisis.

En síntesis, cuando nos preguntamos por qué fallan los proyectos eLearning, es mejor incluirnos como parte del problema y analizar… ¿por qué fallamos al planificar y gestionar un proyecto eLearning?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *