Check list para planificar tu formación online.

Podemos plantearnos los siguientes puntos a la hora de analizar la necesidad, el contexto y los recursos disponibles, por norma general, el formador online realiza su actividad o bien para un proveedor de formación o institución educativa, o bien para una organización cliente.

Este check list aplica en ambos casos, ya sea asumiendo algunas de ellas de forma directa, o bien, en coordinación los equipos de apoyos de las organizaciones con las que colabora.

  • Imagen. Hay una imagen clara sobre lo que pasa. Se han definido 3 palabras claves que resuman lo que hay que hacer. Se sabe si la situación o el reto se han generado por factores internos o externos.
  • Modelo de eLearning. Hay una definición explícita y común de qué es eLearning. Existe la actitud adecuada para lanzar una formación online. Hay un modelo de aprendizaje explícito. Está claro la integración del curso/proyecto con otras acciones presenciales/online.
  • Who is Who. Hay una tabla para mapear quién es quién en la organización.
  • Personas interesadas. Se sabe quiénes son los patrocinadores de la iniciativa y cuáles son sus intereses. Se conocen las barreras y los facilitadores. Se tiene identificado de forma clara la visión y el camino para entusiasmar y hacer parte a los involucrados.
  • Identificar los factores clave de la solución a crear. Se han identificado al menos 5 variables afectan directamente al éxito del curso/iniciativa.
  • Infraestructura humana. Se cuenta con las personas y procesos adecuados para garantizar la viabilidad operativa. Se ha creado el protocolo y guía de coordinador de formación online.
  • Infraestructura tecnológica. Se cuenta con las plataformas, herramientas y repositorios digitales necesarios. Se cuenta con un presupuesto para soportar la infraestructura requerida para la formación online.
  • Se ha creado un listado de recursos digitales con definición, características, costes y proveedores. Se pueden reutilizar fuentes o contenidos de otros cursos/proyectos. Existe un sistema de indexación de contenidos. Se ha creado la guía del autor.
  • Cultura y modelo de aprendizaje. Se han documentado las experiencias de éxito. Se sabe cómo se aprende en esta organización. Qué ha funcionado y qué no.
  • Participantes. Se ha analizado el punto de participación e identificado apoyos necesarios. Se comprobó si hay algún rol o grupo que requiera un itinerario especial o unos ejemplos concretos y su dispersión geográfica. Se conoce el volumen de participantes que hay que formar. Los participantes cuentan con dispositivos para realizar formación online.
  • Objetivos. Se han definidos los objetivos realistas del proyecto/curso/iniciativa orientados a materializar la formación. Se han definido los KPI con los que se medirá el impacto en la organización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *